Seguro que habrás oído mucho sobre marketing experiencial: ese tipo de marketing que se fundamenta en la premisa de que un cliente elige un producto o un servicio por la vivencia que ello implica y no por su características o beneficios, y que por tanto, se centra en el objetivo de darle a su público una experiencia positiva, conectando con sus propias emociones.