Tus primeros pasos para crear una marca turística diferencial

Estoy segura que, como marca turística, tienes un reto muy importante ahora mismo sobre la mesa: diferenciarte de la competencia. Así que ponte manos a la obra, lee de arriba a bajo este artículo porque te vamos a explicar qué es lo que tienes que trabajar para lograr que tu marca turística sea diferencial.

Con el fuerte crecimiento que ha experimentado el sector en los últimos años ha llegado la atomización. Así que, como uno de esos átomos que compone la red mundial de productos y servicios turísticos, tu marca tiene que ser diferencial para atraer la atención de quién está dispuesto a gastarse su dinero en ella

 

Los beneficios de que tu marca sea diferencial

El valor que le puedes aportar a tu producto o servicio turístico cuando lo comercializas con una marca diferencial y auténtica es incalculable. Pero sobre todo, conseguirás que tu producto o servicio sea más rentable. Aquí, dos razones de peso que apoyan esta teoría:

Aumenta su visibilidad

 

 

via GIPHY

Cuando haces un buen trabajo de marca lo primero que tienes que hacer es estudiar a tope a tu público objetivo para conseguir que la identidad de tu marca se alinee al 100% con los intereses de tu segmento que, al sentirse tan identificado con todo lo que tu marca representa, compartirá con mayor facilidad su experiencia.

Por otra parte se genera más conversación en torno a una marca que es diferencial porque llama más la atención y por lo tanto, también aumenta el reconocimiento.

Además, puedes llegar a generar noticia. Sí, los medios se fijarán más en tu marca si cuenta algo diferente, novedoso ó innovador respecto al resto de marcas que con las que compartes tu segmento de mercado.

Tu marca será tu ventaja competitiva

Imaginate que tu marca se convierte en uno de los assets principales de tu negocio. Todo lo que implica haber realizado un esfuerzo en trabajar una buena estrategia de branding experiencial te va a reportar beneficios económicos directos ya que, con una marca sólida que atrae la atención del mercado podrás:

  • Subir el precio medio de tu producto ó servicio.
  • Aumentar el gasto de los viajeros en tu marca con mayor valor para las acciones de Cross y Up Selling.
  • Elevar los ratios de fidelización.
  • Disminuir el CPA (Coste por Adquisición).

Todo este rollo que te acabo de contar te parecerá magia (o brujería)... pero no lo es. Para que consigas que toooodo esto se convierta en realidad tienes que trabajar de forma muy concienzuda la estrategia de tu marca. 

Una estrategia global de marca

Imagínate tu marca como un proyecto global que está dividido en en 3 niveles:

  1. Brand Soul → Todo lo relacionado con el valor intangible que generará tu marca.
  2. Brand Body → Todo aquello que le da forma a la parte intangible de la marca.
  3. Brand Journey → El orden de todo lo anterior en relación a la experiencia que quieres que tenga tu cliente.

Imagenes_post_1

 

Los primeros pasos de la construcción de la marca

Así, el principio de todo trabajo de marca radica en construir aquello por lo que se os va a identificar. Nos gusta llamarlo el Brand Soul porque es un poco eso: el espíritu de la marca. Su esencia. Aquello que deja una buena base para que el resto sea más fácil. Vamos, que aquí no funciona lo de empezar la casa por el tejado. 

Para construir esos cimientos primero de todo tienes que tener 2 cosas muy en cuenta:

  1. Quién es tu viajero ideal
  2. En qué mercado te quieres hacer un hueco

Con esos dos puntos bien claros tendrás información suficiente como para reconocer por la calle, sólo con cruzártela, a una persona que podría ser ese viajero ideal para tu marca y los entresijos de ese segmento del mercado turístico al que vas a atacar. Ale, ya tienes el conocimiento necesario para ponerte en marcha con el pico y la pala.

 

 

 

via GIPHY

Los 6 pasos para la construcción de la base de tu marca

Imagenes_post_2

 

1. El Concepto

Trabaja y construye un concepto de marca en base a una tendencia, es decir, un patrón que se repite en la industria o segmento y por el cual se inclina un cierto grupo social. Ese “cierto grupo social” no es cualquiera, es tu viajero ideal. Esa es la clave. Escucha y estudia bien a tu potencial cliente ya que va a ser él quien te diga cuál es esa tendencia que le encanta y que se está convirtiendo en una parte importante de su estilo de vida. La tendencia que tienes que seguir para construir tu concepto de marca.

2. Los Atributos Intangibles de la Marca

Una vez que ya has trabajado ese concepto, puedes empezar a darle forma. Empieza por los atributos. En turismo hemos visto cómo muchas empresas tenían muy claro cuáles eran los atributos tangibles del producto, es decir: qué es lo que define a ese producto o servicio. Pero sin haber trabajado antes los intangibles de la marca. Sin esos intangibles la construcción de la experiencia directa con el cliente se puede tambalear y perder identificación en cuanto quieras evolucionar tu producto. Por lo tanto, tendrás que definir primero cuáles son esos atributos intangibles que le van a dar a tu marca una esencia sobre la que cualquier viajero se sentiría identificado.

3. La personalidad

Este es uno de los ejercicios más divertidos y que pueden salir de forma más sencilla si has trabajado bien los dos puntos anteriores. Se trata de imaginar que tu marca es una persona y de construirle una personalidad que después nos servirá para trabajar todos los niveles más “estéticos” y que construyen la percepción de la marca. 

4. Naming

El nombre que le das a tu marca es uno de los elementos más difíciles de cambiar ya que, de cara al cliente, es un elemento identificativo claro y, si es bueno, fácilmente recordable. Piénsalo bien, si te van a recomendar, será a través del nombre de tu nombre. Este será uno de los pasos clave en la construcción de tu marca diferencial ya que la elección de un término que realmente encaje con lo que quieres transmitir y hacer sentir a tu viajero ideal, va a ser una pieza clave del éxito de tu marca. El proceso de creación tiene que ser estratégico y recuerda incluir varios niveles de validación.

5. Storytelling

Este es el segundo de los ejercicios creativos que tendrás que llevar a cabo en todo este proceso. Tienes que construir la historia que va a contar tu marca. Aunque suene un poco “abstracto”, este paso te ayudará a que luego, todo el contenido que generes y con el que conseguirás esa tan ansiada visibilidad en internet, se identifique con tu marca de forma más fácil. Para ello, puedes usar un truco con el que trabajamos en Inturea:

“Mi marca cuenta la historia de…. “ 

A partir de ese inicio de frase caben millones de posibilidades, pero teniendo en cuenta que ya conoces cuál es la personalidad de esa marca, el concepto y sus atributos, esa frase se acabará definiendo casi por sí misma.

6. Un logo, y su manual de identidad corporativa

Y como broche final a todo este trabajo de conceptualización y filosofía de marca ha llegado el momento de que trabajes la representación visual de la identidad de tu marca. Elige unos colores y una tipografía que transmitan toda esa esencia que has trabajado de forma tan cuidadosa. Trabaja una composición que te ayude a crear juegos visuales fácilmente identificables. Define un manual de identidad corporativa que te ayude a que todas las aplicaciones de la marca sean impecables y fácilmente identificables.

Y como predecía el título de este post, tooooodo esto es lo primero que tienes que hacer para que tu marca sea diferencial para que, después, la comercialización de tu producto o servicio turístico sea lo más rentable posible. Así que ponte manos a la obra, rodéate de los mejores profesionales y cuida a tu marca turística como se merece.

 

 

via GIPHY

¿Te ha gustado lo que has leído? Pues no te pierdas este eBook gratuito:

New call-to-action

Tags: Branding experiencial, LEER, OH! Marcas

Seguro que te interesa...