Es tiempo de hacer soñar

Hola, somos la industria de los viajes, y tenemos el poder de hacerte soñar con estar en cualquier otra parte ahora mismo.

El mundo acaba de dar un giro de 180º. Parece que, ahora mismo, somos una sociedad paralizada. Pero, y seguro que estás de acuerdo con nosotras, esa no es la realidad

De la noche a la mañana nos hemos convertido en una adaptación de nosotros mismos a un tipo de vida al que no estábamos acostumbrados. Y como sociedad, nos estamos amoldando. A nuestro ritmo, sí, pero a un ritmo que no para. Porque a cada momento surge una nueva idea, un nuevo proyecto que nos ayuda a que esta adaptación de nuestro día a día (metiditos en casa) sea mucho más llevadero.

Ahora somos una sociedad volcada. Nuestro objetivo: que esta situación no pueda con nuestra moral. ¡BRAVO!

Y, aunque la incertidumbre nos ha sacado de nuestras casillas, no podemos evitar pensar en qué es lo que vendrá después. Porque somos animales soñadores, eso nos identifica como especie. Nuestra mente tiene el poder de hacernos viajar en el tiempo y en el espacio. Y la industria turística, nuestra industria, tiene todo el conocimiento y recursos necesarios para que ese superpoder recupere todo su potencial

 

Viajar nos identifica como sociedad

Somos una especie que se identifica como social, curiosa y libre. ¿Verdad? 

Los cambios consiguen que nos sintamos inseguros, sí. Pero todavía nos afecta mucho más la idea del encierro. La idea de la falta de libertad.

Y viajar, sin duda, nos hace sentir que somos más libres, nos permite socializar en códigos que nunca antes habíamos experimentados y alimenta nuestra infinita curiosidad.

Viajar es una actividad enormemente social porque, aunque viajemos solos, implica conocer gente nueva todo el rato. Con cada interacción social en un nuevo destino descubrimos una nueva cultura, una nueva forma de expresión, un nuevo gesto.

Viajar alimenta nuestra curiosidad natural y es una de las mejores fuentes de aprendizaje. En el mismo momento que cruzamos una frontera, la estamos rompiendo. Porque conocer una nueva cultura implica entenderla mejor. A través del conocimiento de otras culturas eliminamos las diferencias que nos separan. Incluso se borran los prejuicios que pudiéramos tener con quienes “son diferentes”.

Y sí, y sobre todo, viajar nos hace sentir libres. Muy libres. Esa libertad que nos da el movimiento. Desplazarnos por tierra, mar y aire. La libertad que sientes cuando sales de casa con la maleta llena y con la mente puesta en todo lo que quieres ver, conocer, descubrir.

Aunque esa libertad que sentimos tan propia ahora se haya paralizado, seguimos teniendo la inmensa capacidad para ser creativos, resolutivos y aferrarnos a cualquier esperanza que nos ayude a no perder ni la cabeza, ni nuestra identidad como sociedad. 

Soñar con volver a viajar es uno de esos pensamientos que seguro ayudan a muchos a seguir con esperanza y ánimo.

Ahora es el momento de poner todos nuestros esfuerzos en conseguir que la sociedad siga soñando con el viaje, con la sensación de libertad. Saciemos nuestra curiosidad dando visibilidad a todas esas experiencias que demuestran que, cuando todo esto pase, volveremos a ser tan sociales, curiosos y libres como siempre. Porque cuando llegue el momento en el que volvamos a viajar será porque todo ha vuelto a la normalidad.

Mostremos al mundo que los destinos más maravillosos siguen estando ahí, que los platos más deliciosos de cada cultura se siguen cocinando, que las personas que crean las experiencias turísticas más fascinantes están esperando para recibirte con los brazos más abiertos que nunca.

Ahora nos toca hacer soñar con el viaje. Porque imaginarnos en otro sitio, seguramente nos hará falta a todos y cada uno de nosotros en estos momentos tan delicados. Soñar con nuestro próximo destino, nuestro próximo descubrimiento, es un aliciente maravilloso para motivarnos a seguir adelante con todo, aunque se nos esté haciendo muy cuesta arriba.

Somos una industria que tiene el poder de mover a las personas por todo el mundo. Y ahora que no podemos movernos de casa, consigamos que, por lo menos, todos soñemos con nuestro siguiente viaje. 

Pongamos todo el empeño en que viajeros de todo el mundo no perdamos las ganas de viajar. Consigamos que todos viajemos desde nuestras casas. Porque aunque la responsabilidad de no hacer más grave esta crisis sanitaria está muy ligada a que nuestra industria se reinvente, que eso no signifique que, mientras no podamos viajar, los viajes desaparezcan de nuestra vida.

De parte de todo el equipo de Inturea, os mandamos todo nuestro cariño y apoyo. 

Laura y Paloma
Co-Fundadoras de Inturea

Tags: Marketing Turístico, LEER, OH! Objetivos

Seguro que te interesa...