Los mejores ejemplos de marketing experiencial para hoteles

Seamos sinceros, ni los turistas cuando viajamos buscamos una cama donde dormir, ni los hoteleros se pueden permitir vender solo alojamiento. ¡El turismo ha cambiado! Es verdad que el marketing experiencial está al orden del día, pero aun así son muchos los que todavía no han llegado a entender. El cliente busca que los hoteles le den algo más, le entren por los ojos, le conquisten con el gusto y nos seduzcan por el olfato. Quiere experimentar en todos los sentidos. En esto se basa el marketing experiencial para hoteles, en crear experiencias para los clientes dignas de ser compartidas y recomendadas. Los clientes se convierten en prescriptores del hotel y de todo lo que ofrece.

Es más, la experiencia del huésped deber ser la obsesión de los hoteles muy por encima de las ventas. ¿Porqué? La respuesta es muy sencilla. Una venta al tuntún no te garantiza que el usuario tenga una experiencia acorde con sus expectativas. En cambio, una experiencia del usuario cuidada sí te garantiza una venta ya sea a corto, medio o largo plazo.



Tipos de experiencias en hoteles

Las tendencias hoteleras son a veces efímeras, pero aun así merecen la pena. Algunas de estas tendencias hoteleras originan cambios en la industria hotelera, otras, revoluciones. Pero no importa cuán grande o pequeño sea el impacto de una tendencia lo que está claro es que los hoteles que más se benefician son los que más rápido adaptan la experiencia a sus huéspedes.

 

La tecnología como mejor aliada

Aunque ser del todo novedoso, es un must que nunca falla en la industria hotelera. La experiencia de cliente se divide en tres etapas fundamentales: búsqueda, reserva y estancia. Si alguna de estas etapas resultan  dificultosas al viajero, esto resultará en reservas pérdidas y malas sensaciones.

A día de hoy, con todas las novedades tecnológicas que se nos brindan, los hoteles lo tienen mucho más fácil para automatizar y especialmente optimizar toda la experiencia del huésped de principio a fin. Los hoteleros se están apropiando de cada etapa del viaje del cliente y, al hacerlo, están creando una experiencia perfecta para los huéspedes que los viajeros, no solo aprecian, sino que también esperan.

Un ejemplo hotelero que sí se ha puesto las pilas y sabe cómo cautivar al usuario en cada paso de su compra es la cadena Marriot. Esta cadena hotelera creó el año pasado Marriott Marquis’ VTX, un recorrido virtual a modo de videojuego que ofrece una revolucionaria forma de mostrar sus propiedades al mundo.

Esta plataforma permite que el Marriott Marquis se conecte con organizadores de reuniones y eventos de una forma super realista, sin necesidad de que visiten el lugar. Ofrece desde vídeos de 360 grados en salas concretas hasta recorridos interactivos con panorámicas de todo el hotel. Esto , sin duda, supone una experiencia en el proceso de compra para el usuario y incentiva a que el huésped quiera conocer al 100% como es nuestro hotel.

 

 

 

 

Personalizando cada detalle

La era dorada de la personalización es inminente  y principalmente se debe a la evolución de las expectativas de los consumidores. Los hoteles que ya se han subido al carro de esta tendencia hacen que los huéspedes se sientan como verdaderos invitados, como huéspedes únicos y no uno más.

Conocer los gustos del cliente  y lograr que tenga a pedir de boca todas sus fantasías mediante interacciones personales con el personal del hotel es el reto de cualquier hotel que quiera destacar por la personalización. Los alojamientos no solo ofrecen una experiencia generalizada, sino tantas como huéspedes están alojados.  

Sin duda alguna, los hoteles que más se ajustan a esta nueva tendencia son los Boutique Hotels, hoteles que responden a la búsqueda de un producto diferente, más exclusivo y lujoso. Los hoteles boutique tienen un encanto y  singular belleza pues muchos de ellos están tematizados por ejemplo en otra época, o bien, enseñan las costumbres e idiosincrasia del lugar.

Escoger entre todos los boutiques hotel del mundo es complicado, ya que cada uno tiene su particular encanto y características. Aun así, como buen mallorquina que la servidora es, hay uno en especial que se ajusta a esta tendencia; el hotel Cap Rocat Mallorca. Este hotel , hace varios años, fue una fortaleza militar localizada en la Bahía de Palma. Con habitaciones orientadas al mar, ofrecen un servicio que sin duda, no deja indiferente a nadie e incluso te brindan la posibilidad de dormir literalmente en una cueva.

 

 

Conocer tu yo más profundo

Esta tendencia hotelera refleja una nueva filosofía de viaje, la siguiente etapa en cuanto a evolución de viajes experienciales.

Los viajeros que están detrás de esta tendencia buscan la autoreflexión y el desarrollo personal en los viajes, para conectar con la naturaleza y desconectar con la ajetreada vida de ciudad. Su objetivo es volver renovados a casa, con una perspectiva más profunda de que es realmente el mundo en el que habitan.

Para conseguir que el cliente llegue a conectar al 100% con su yo interior, los hoteles están diseñando experiencias que permiten a los viajeros comprometerse con la comunidad local. Y la oferta, créeme, que es amplísima: desde un retiro de meditación y desconexión hasta  el trabajo voluntario en organizaciones sin fines de lucro.

Uno de mis favoritos es el Calma Ubud, reconocido como el santuario de la calma en Bali. Con mil actividades para desconectar y conocerse a uno mismo, brinda la oportunidad perfecta para formar parte de la cultura de este país y conectar con la naturaleza a lo largo de la estancia en este paraíso de la tranquilidad.

 

 No hay gym sin el ñam

Nadie puede afirmar que comer sea tendencia. Sin embargo, lo que sí es tendencia es la forma en que los hoteles están incorporando la comida a la experiencia de huésped.

Además, a esto hay que añadirle un plus extra para que el usuario quiera venir al hotel no solo para comer. Muchos optan por ofrecer actividades de deportes como senderismo, surf, equitación entre muchos otros.

Uno de los hoteles que empastan a la perfección el foodies con deporte es Ceylon Sliders. Ubicado en Sri Lanka, este hotel se define como el lugar perfecto para los amantes del surf. Aun así, este hotel no pierde la oportunidad para ofrecer a sus clientes comida deliciosa , porque como ya hemos dicho desde el principio, no existe el gym sin un ñaaaam.

 

 

 

Si te interesa saber como comunicar la experiencia de tu marca turística, no te pierdas nuestro ebook gratuito sobre cómo aprovechar las tendencias que van pisando fuerte para conseguir que tu marca sea muy muy atractiva. ¡Hasta pronto!

New call-to-action

Tags: marcas turísticas, OH! Tendencias, LEER

Seguro que te interesa...