¿Qué pueden hacer los destinos para evitar el overtourism?

Esta es una nueva dosis de videomarketing turístico. Una nueva entrega en la que vamos a hablar de un tema muy interesante: daremos algunas claves sobre qué pueden hacer los destinos turísticos para combatir el overtourism o, lo que es lo mismo, “saturación o masificación turística”. ¡Vamos allá!

En primer lugar, ¿qué es eso del overtourism? Encontramos la siguiente definición: “[El Overtourism es] el fenómeno en el que un destino popular o un lugar de interés turístico sea invadido por turistas de manera insostenible”.

Pero, ¿qué pueden hacer las empresas y destinos turísticos para combatirlo? A continuación os damos algunas posibles soluciones:

Utilizar estrategias de precios

Básicamente, la gestión estratégica de la demanda mediante precios consiste en lo siguiente:

  1. Las atracciones más solicitadas y los impuestos o tasas al turismo aumentan su precio en temporada alta. La gente lo sabe y esto les condiciona para viajar en períodos de menor saturación.
  2. Así se generan ingresos para la conservación de los lugares más visitados.
  3. Esto desplaza al turismo de masas por otro con menos visitantes que pagan más y respetan más.
  4. El crecimiento del turismo se ralentiza, pero, a su vez, se beneficia a los residentes, que no tienen que enfrentarse al aumento del precio de la vida o la vivienda.
  5. Hacer menos y mejor marketin

En Inturea somos partidarias de destinar más fondos a la planificación y menos a la promoción.

Es decir, la promoción puede reducirse afinando el perfil del visitante al que se quiere atraer. O sea, definiendo el traveler-persona, lo que permite seducir al segmento de mercado deseado y desalentar a los otros.

Otra forma de ahorrar con el marketing turístico es evitar las falsas promesas. Si lo que se transmite es una imagen de calles y plazas tranquilas, surgen problemas para todos:

  1. El visitante acaba decepcionado
  2. Los residentes se rebelan
  3. El operador turístico pierde la confianza del cliente

El marketing realista, que no crea falsas expectativas, evita muchos de esos problemas. Hay que buscar la forma de transmitir lo que el cliente está comprando de verdad.

Los destinos masificados deberían, por ejemplo, informar de las limitaciones de acceso a determinados lugares antes de la reserva del viaje.

Con la promoción turística, también se puede educar al visitante y mejorar su actitud. El consumidor no es plenamente consciente del efecto que puede causar en los lugares que visita.

La publicidad puede prepararle para que respete la cultura local y mejorar de este modo la convivencia.

Controlar los accesos

Hay una gran contradicción en atraer a turistas sin límite y, luego, pretender prohibirles cosas cuando han llegado demasiados.

Dificultar y limitar los accesos no siempre es posible en destinos abiertos como ciudades, barrios o calles.

Por ejemplo:

En Venecia, este año, han empezado a ensayar un sistema de contadores automáticos que informan por Internet de los lugares saturados. Además, están probando medidas como prohibir la entrada de autobuses cuando los aparcamientos ya están llenos.

También, en Dubrovnik, están instalando cámaras y barajan poner un límite al número de turistas que pueden acceder a la vez al centro histórico.

Esparcir el turismo

Los focos turísticos establecidos buscan formas de esparcir el turismo más allá de los lugares o las épocas del año con mayor masificación.

Esto solo se puede conseguir en parte. Los lugares icónicos siempre atraen al visitante, aunque los combine con otros menos conocidos. Independientemente de los esfuerzos por promocionar zonas menos visitadas, suele ser necesario proteger a las que tienden a saturarse.

Algunos ejemplos:

El invierno pasado, Grecia consiguió desestacionalizar en parte su turismo manteniendo abiertos los hoteles de los focos turísticos que solían estar cerrados.

Nueva York o Barcelona han puesto en marcha campañas de ampliación del turismo a los barrios periféricos.

Pero, también hay que pensar en qué es lo que estamos esparciendo. Si se trata de un tipo de turismo molesto e irresponsable, no solucionamos nada, sino que contagiamos los problemas.

Pues esto ha sido todo. Espero que te haya parecido interesante y ya sabes que si quieres saber más, aquí te dejamos un contenido gratuito que puedes descargarte.

New call-to-action

 

Tags: marketing hotelero, VER, OH! Noticias

Seguro que te interesa...