Un sutil aroma a rosas, el recuerdo de la brisa marina, café recién hecho o el olor de hierba recién cortada. Muchas son las fragancias que nos guiarán en ciertos entornos y que harán de la experiencia de uno en un establecimiento, algo único o desastroso. Sin duda, el marketing olfativo en hoteles tiene una importancia vital. ¿Le echamos un vistazo?