Desde hace unos años, palabras como eco, bio, sostenible, vegan, orgánico, non-toxic o plastic-free han inundado nuestro día a día, apareciendo en los envases de los alimentos que consumimos, las cremas que nos ponemos, la ropa con la que nos vestimos o incluso los alojamientos turísticos que disfrutamos. De alguna forma, todo este mundo verde se ha convertido en tendencia. ¿Te preguntas por qué? En primer lugar, porque es necesario.