Pasarse horas delante del ordenador, con el documento abierto y una sola palabra escrita (con suerte), con la barrita del cursor parpadeando, esperando cual semáforo en ámbar - que si, que no… A muchos nos ha pasado, te entendemos, conocemos esa sensación - we get you! Es realmente frustrante pasarse días y días tratando de escribir un solo post de blog esperando a la inspiración divina. Pero eh, que no cunda el pánico, estoy aquí para echarte una mano.