OH_MARCAS-(1)

Little Damage Ice Cream, los helados virales de Instagram

Estamos de acuerdo  en que un alimento, además de estar sabroso y que sea nutritivo, en la era milleniall, queremos que esté bien presentado. O, por lo menos, así empezó todo...

Ahora, junto a que esté bien presentado, buscamos que cromática y comercialmente sea atractivo, que te seduzca visualmente o que hayas llenado la vista antes que el estómago, es decir, buscamos, si es posible, que sea instagrameable. ¿Por qué no añadir un extra de valor a tu suculenta comida y compartir el momento que vas a experimentar?

 



 

Pues bien, de esto son expertos los propietarios del pequeño negocio familiar Little Damage Ice Cream ↗️. Localizado en el centro de la ciudad de Los Ángeles, la cual desde su inauguración, generó una atención considerable por parte de los medios. Estamos hablando de helados con cucuruchos negros o colores tendencia como el red velvet, de nata multicolor al que da pena darle el primer lametazo. Un producto totalmente alineado a nuestros tiempos digitales, si se sabe cómo usarlo.

 

 

 



Pongámonos en situación...

Imaginémonos que entramos en el local. Todos nuestros amigos, conocidos o influencers de temporada tienen fotos y tú quieres comprobar de primera mano “si es para tanto como dicen”.  

El lugar de por sí ya es muy visual, e instagrameable: paredes de azulejos ajedrezados, taburetes y sillas con un toque vintage pero trendy además de una puesta en escena digna del mejor show. ¡Y esto sin haber llegado a tan siquiera escoger el sabor del helado!

 

 

Next step: “el menú”. En resumidas cuentas, “corto, pero intenso”. Al enfrentarte con el mostrador muy bien iluminado se presenta ante ti una selección de solo cuatro sabores de helados. Aparentemente, estos cambian con el tiempo, pero probablemente ya vayas a pedir el helado que has visto en redes sociales: "ese de colores vivos y  que, coincidentemente, es el sabor favorito y que no quiero dejar escapar”.

Lo bueno de la temporalidad del producto es que se mantiene el constante reclamo de “solo por tiempo limitado” el cual, como no, nosotros como clientes, no queremos perdernos. Uno de los más ejemplos que más han triunfado en Little Damage ha sido el charcoal almond (o almendra carbonizada), que ha salpicado las redes sociales.  Un producto dark a la par que sexy al que puedes añadirle tu cobertura o topping predilecto, y conseguir más contraste y vivacidad a tu helado, como almendras garrapiñadas, M&M's o copos de coco.  📸 

 

La estacionalidad también se hizo presente este febrero, con motivo de San Valentín, con una edición limitada con cucuruchos red velvet y confetti de colores cálidos.


Little Damage Ice Cream instagram

 

¿Y el producto en sí?

 

Por si no fuera suficiente la presentación ambiental, el helado Little Damage es lo que promete: bueno e interesante. Un gran porcentaje de clientes están más que satisfechos con el sabor y la textura que experimentan: sienten que no está saturado con azúcar como la mayoría de las marcas estadounidenses, es dulce, pero no abrumadoramente. Esto lo hace mucho más apetecible. Tiene un recuerdo a los helados de yogur dispensados en una máquina, pero con más densidad, lo cual probablemente demuestra el uso de ingredientes de alta calidad (y que no estaba lleno de aire).

Esto es, además de todo el packaging comercial y digital, tienes que vender un producto alineado con tu marca y de calidad.



La instagrameabilidad

Bien, dejemos lo culinario y volvamos a lo digital (que es lo nuestro). Lo que más llama la atención cuando visitas este local, por si no te lo habías imaginado, es toda la clientela tomando fotos de sus helados, de ellos mismos y de ellos mismos con sus helados, que claramente va a ser posteado en Instagram. Esto estaba sucediendo dentro y justo fuera de la tienda.

La tienda incluso cuenta con una cabina fotográfica propia, en caso de que no estuvieras preparado con tu smartphone, para dejar un recuerdo candente con tu efímera adquisición.

 

 

¿Os habeis fijado en cómo está todo organizado? Te regalan el recuerdo, pero te llevas impreso su imagen, su producto y su logo. ¡PAM! ¡Tres en uno! ¡Una marca que abarca todo lo experiencial posible!.

A esto se le incluyen todos aquellos influencers de renombre que deciden pasarse sin ninguna campaña estipulada, para pertenecer al movimiento tendencia. Como es el caso de Lele Pons, que cuenta con casi 34 millones de seguidores en Instagram.

 

 

 

 

La gestión digital

 

Esta es una de las partes que más nos fascinan a nosotras, el minucioso cuidado con el que han tratado a la cuenta de Instagram, por ejemplo, con unos Highlights cuidados, bien organizados donde a golpe de vista puedes ver todos los proyectos en los que están involucrados.


Captura de pantalla 2019-03-07 a las 18.33.00

Por no hablar de la satisfacción del feed al ver todas las imágenes guardando la misma sintonía. Sus Instagram Stories, la gestión de reputación llevada a cabo por el Community Manager o su participación en eventos como Coachella.

 

¡El merchandising!

De hecho, la marca de Little Damage está tan bien alineada que hasta las gift cards sigue la misma línea. La simplicidad y el look all black son sus señas de identidad y han conseguido implantar esa estética en todo lo relacionado con la marca.

 

Ciertamente, la tienda en sí está muy en sintonía con los vínculos actuales entre la tecnología, las redes sociales y los alimentos.

¿Y qué dice esto sobre el impacto de las redes sociales o de un uso de marca digital apropiado? Pues que si alineas tu imagen junto al producto, tienes una estrategia marcada y definida, das un valor añadido a un producto y lo potencias, ¡las tienes todas para destacar!

Si quieres conocer más sobre marcas y experiencias, no dudes en echarle un ojo a nuestro descargable que te mostrará las mejores pautas para conseguir tú también tus propósitos experienciales.

 

Crea un concepto experiencial inspirándote en estas 30 marcas

Por Laura Salmón | 11 March, 2019 | Categorías: OH! Marcas, LEER, Instagram | 0 Comment

Acerca de:Laura Salmón

Versátil donde las haya, esta chica de Santander llega pisando fuerte con un pretzel bajo el brazo (consecuencias de vivir 5 años en Viena). Se lanzó a la aventura austríaca en una empresa de software y acabó implementando la comunicación 2.0 de un restaurante. ¡Vaya fichaje! Es chica de mundo, pero adora España, su comida rica, los festivales y si… Mercadona y Decathlon (puro <3).