Portada_Hoteles_del_Futuro_Tamara_Inturea-2.png

Innovación Hotelera: los hoteles del futuro

Qué maravilloso sería qué cuando llegamos a un hotel la maleta se deshiciera sola y que después de comprar regalitos en el lugar de destino todo pudiera caber de nuevo en nuestra maleta sin esfuerzo. En el post de hoy, nos hemos preguntado si estamos tan lejos de estas propuestas o el futuro ya está aquí.

Muchos viajeros tienen estos deseos en mente desde inicio del siglo XX como demostraba el cortometraje de Segundo de Chomón The Electric Hotel.

Nos hemos preguntado si estamos tan lejos de estas propuestas o el futuro ya está aquí. Vamos a ver algunas de estas ideas que quizá no estén tan lejos de ser implementadas: 

 

Nuestros vecinos los robots

Por el momento vemos que la tendencia es ir incorporando la robótica en todos los aspectos hoteleros, principalmente en aquellos que son muy mecánicos. En Japón ya cuentan con un hotel atendido en su totalidad por robots. Se llama Henn na Hotel y está en proceso de ampliación. Empezó con 72 habitaciones y quieren llegar a duplicarlas en breve. Te llevan las maletas, te hablan en tu idioma y están disponibles a cualquier hora para sus huéspedes. No necesitas llave porque las puertas se abren con reconocimiento facial. Dos dinosaurios robóticos son los que te reciben y te explican cualquier duda que tengas sobre tu estancias. La era mesozoica y el futuro unidos en un hotel.

los-hoteles-del-futuro

 

Personalizar cada espacio

Otro de los puntos fuertes para adelantarse al futuro es la personalización. Todo el espacio se debe adaptar a los gustos del cliente. El objetivo es que el primer contacto no sea tan frío y que desde que llega el cliente al hotel podamos tener información relevante de sus gustos y necesidades (¡que alguien se acuerde de aquellos que nos dejamos el cargador del móvil!) Es indispensable que en la habitación haya elementos que identifiquen a los viajeros y sobretodo que podamos hacer más cómoda su estancia. Tanto en la habitación como fuera de ella. En los restaurantes es importante encontrar opciones para aquellas personas que tienen alguna intolerancia, en unos años será esencial que la oferta se adapte al consumidor y no al revés.

Además, queremos controlar cada punto de la habitación sin tener que hacer un gran esfuerzo, por ejemplo, desde el móvil. Un simple toque y las persianas se abren, se enciende el aire, se pone en marcha nuestra lista de Spotify favorita, la ducha con la temperatura ideal y ¡sin salir de la cama! porque no todos los días se tiene la misma energía para levantarse y necesitamos una ayuda (bendita tecnología). La domótica está avanzando muy rápidamente y todos las novedades se pueden adaptar a los hoteles perfectamente.

En Nueva York encontramos Yotel, un hotel que ha incorporado el diseño inteligente y los resultados están siendo positivos, sobre todo, porque se ahorra tiempo en aquellos pasos que son menos experienciales como puede ser el check-in. El cliente no quiere largas colas para obtener su habitación sino que todo sea lo más ágil posible. ¡El tiempo es oro y más cuando estás de viaje!

Ejemplo-Yotel


 

Importancia del cuidado del medio ambiente

Los consumidores valoran que las marcas cumplan con los objetivos de cuidado medioambiental. Los hoteles deben adaptarse a los espacios, cuidando los materiales que utilizan y afectando lo menos posible el espacio natural. Un buen ejemplo es el Hotel Meliá Serengeti donde tienen hasta una embotelladora propia para aprovechar el agua de lluvia.

La accesibilidad en los espacios hoteleros será un elemento esencial. Necesitamos espacios sin barreras para que todo el mundo pueda disfrutar de la experiencia del hotel sin inconvenientes. Además los espacios comunes deben ser multifuncionales para que se puedan adaptar a albergar todo tipo de eventos y que sean lo más personales posibles.

hoteles-del-futuro-girafa-Inturea


Comunicación natural

También es importante que la comunicación entre el hotel y el huésped sea lo más natural posible. En este momento las redes sociales están ayudando a que las marcas y los consumidores están cada vez más cerca y se entienda mucho mejor gracias a la segmentación del público según sus intereses. Este punto hay que explotarlo también en los hoteles porque ¿cuánto hace que no llamas desde un teléfono fijo? Por eso es importante que si necesitamos algo de parte del hotel podamos contactar a través de una app o de sus redes sociales para que nos ayuden. Muchos ya lo hacen pero en un par de años será indispensable que podamos comunicarnos tal y como lo hacemos con nuestros amigos y familiares..

hoteles-del-futuro-Inturea-blog-4

Los hoteles se irán convirtiendo en una segunda casa, es decir, un lugar donde puedas seguir con tus rutinas habituales. Si cada noche veo un capítulo de Netflix cuando voy a un hotel también lo quiero ver sin ningún inconveniente y si eres de los que hace deporte a cualquier hora pero no te gustan la masificación de los gimnasios deberíamos tener una máquina de caminar en la propia habitación.

 

Cliente como un local más

Esencial hacer sentir a los clientes como si fueran locales e inspirarles con nuevas propuestas. Cuando viajas quieres conocer los monumentos, los paisajes del lugar pero igual de importante es conocer la gastronomía y, en muchos casos, es difícil encontrar lugares que no estén masificados de turistas, por eso, se está poniendo de moda ofrecer experiencias que te hagan sentir como un local para encontrar los puntos claves del barrio.  Así los extranjeros podrán saber de primera mano dónde encontrar una buena paella.

Hoteles-del-futuro-Inturea-2

 

Para adelantarse al futuro necesitamos saber qué se ha hecho en el pasado así que te recomendamos que leas también este post donde te explicaremos qué ciudades han sabido venderse de una manera diferente. También te dejamos un eBook gratuito sobre cómo crear experiencias innovadoras en tu hotel, paso a paso. 

¡Hasta la próxima! 

Nuevo llamado a la acción

Acerca de:Tamara Canuto

Tamara nos acompaña con su dulzura, carisma y calidez… nada que ver con el clima de Burgos, su ciudad natal. Suponemos que su aventura por tierras paraguayas le animó a dar el salto al Mediterráneo y hacerse fan absoluta de los crespells, ensaimadas y otras delicias de la gastronomía mallorquina.