El marketing experiencial y el futuro digital del sector turistico

El marketing experiencial en el sector turístico

El ser humano es más emocional que racional. E incluso en una toma de decisiones aparentemente lógica, las emociones juegan un gran papel. Hoy hablamos sobre el futuro del marketing experiencial: ése que tiene en cuenta las sensaciones de su público desde que detecta una necesidad hasta que la satisface con un producto o servicio, viviendo una experiencia no sólo positiva, sino también memorable, de principio a fin.

El marketing experiencial es especialmente sensible en el sector servicios: cuando las empresas no sólo venden un simple producto, sino que construyen una historia y toda una vivencia desde que el consumidor descubre nuestra marca hasta que por fin, la experimenta.

Y qué mejor que el sector turístico para sacarle todo el jugo a este proceso con todos los sentidos, dándole al usuario la oportunidad de cumplir su sueño e incluso marcando en su vida un antes y un después.

2019: destino a lo experiencial

Cuando pensamos en las tendencias que trae el nuevo año, tendemos a pensar en los últimos dispositivos tecnológicos, en la evolución a lo mobile o el misterioso paradigma del bitcoin. Sin embargo, no solemos prestar atención a los canales que en vez de centrarse en la tecnología, se enfocan en ese lado emocional y en nuestro corazoncito como consumidores.

En 2019, el marketing experiencial se posiciona en un punto de partida brillante. Y es que a estas alturas, ha quedado claro que el futuro pertenece a las compañías que consiguen tocar a sus consumidores a través de su experiencia, proporcionándoles una vivencia positiva y un recuerdo aún mejor. Y ya son miles las marcas y empresas las que invierten no sólo en una buena relación con su público, sino en regalarles una experiencia irrepetible durante todo su proceso.

via GIPHY

Tomorrowland: historia de un ejemplo perfecto

Como seguramente sabrán, Tomorrowland es uno de los festivales de electrónica más icónicos del mundo. Y al mismo tiempo, es uno de los mejores ejemplos que se me ocurren de un marketing experiencial extraordinario.

Remontémonos a su proceso: Tomorrowland pone a la venta sus entradas seis meses antes del evento, y normalmente, se agotan en unas horas. Si bien, desde antes de la apertura de venta de los tickets, se empieza a generar una gran expectativa en redes sociales, en las cuales, la marca rememora imágenes y vídeos de ediciones anteriores, poniendo a disposición de sus usuarios una página web que actualiza periódicamente la información del festival en medida que la hora de comienzo se acerca.

El punto álgido llega cuando, por fin, se abre el periodo de venta, y gracias al orden del proceso y la disposición de información en todo momento, no se siembra el caos entre los miles de festivaleros enloquecidos.

Poco después, llega uno de los momentos más especiales en el proceso experiencial: nuestra entrada llega a casa. ¿Somos conscientes de la pérdida de magia que implicaría que el consumidor obtuviera su ticket automáticamente tras su compra? Tomorrowland sabe muy bien que la fórmula de expectación + recompensa funciona a la perfección dentro del marketing experiencial. Y así lo perciben sus usuarios, quienes reciben su entrada como si de una carta de bienvenida a Hogwarts se tratara.

No voy a adentrarme en lo que se vive en sí en el festival o su despliegue de mil dj’s, jóvenes disfrazados de tortugas ninjas, acróbatas de circo, dragones que escupen humo, burbujas de jabón flotantes o lluvias de confeti, ya que cualquier cosa que yo diga (que no he tenido la bendita suerte de experimentarlo) será poco merecedora.

Sin embargo, cuando el festival acaba, Tomorrowland no ha terminado de verdad. Y quienes compran un psicodélico jersey en la zona de merchandising, saben a lo que me refiero. ¡Y es que Tomorrowland no acaba nunca! Meses después del festival, la marca lanza un vídeo con todos los mejores momentos: una estrategia perfecta para seguir manteniendo el hype entre miles de tomorrowlanderos que se preguntan si aparecerán, y que a su vez, produce ese efecto oh, wow! que engancha a nuevos candidatos para su próxima edición. Un círculo vicioso perfecto, en definitiva.

Seamos honestos: la verdad es que Tomorrowland nos abre las ganas de irnos de fiesta a todas. Pero analizándolo objetivamente, también nos enseña un modelo perfecto de cómo llevar a cabo el mejor marketing experiencial.

 

¿Qué puedes hacer tú?

 

1. En primer lugar, estudia a tu público.

Profundiza en cuáles son las necesidades y anhelos que le hacen encontrarte, y comienza a generar una historia desde ese mismo momento. ¿Manejas un hotel o restaurante? Cuida al máximo cada proceso de reservas y haz sentir cuidado a tu usuario en todo momento. Éste el inicio de su experiencia, y como sabrás, las primeras impresiones (sí) cuentan.

2. Tu usuario se prepara para un servicio contigo (una noche de alojamiento, una reserva, un vuelo).

Es el momento perfecto para contactar con él, recordarle la información más importante y hacerle sentir cuidado y especial, ¡antes incluso de la experiencia!

3. Durante el servicio, la experiencia ha de ser positiva.

Éste es el punto más importante de toda la historia, y todo tiene que estar, como mínimo, a la altura de las expectativas de nuestro cliente. Hoy en día las redes sociales nos permiten conocer previamente los intereses de nuestro usuario. ¿Por qué no dejarle una nota personalizada en una bandeja de bienvenida llena de su fruta favorita?

4. El marketing experiencial no termina tras la venta.

Lo ideal es que el cliente vuelva a casa feliz por su servicio, pero que siga experimentando esta sensación. En este paso pueden entrar procesos de postventa, merchandising corporativo, mensajes de agradecimiento o interacciones de social media. ¿La clave? Hacer sentir especial a nuestro cliente, ¡hasta el final!

Sin duda, estamos seguras de que el 2019 nos depara más y más historias de marketing experiencial, donde el número de marcas que se dan cuenta de la importancia de la vivencia del usuario sea cada vez mayor. ¿Lo mejor? Que con el auge de las tecnologías y las redes sociales, lo tenemos cada vez más fácil para hacer aún más especial toda nuestra historia con cada usuario sin olvidar lo que realmente importa: su experiencia.  

¿Inspirado? Descárgate este regalito y disfruta de las musas. ¡Hasta pronto!  ;)

Por Mercedes Parrilla | 19 February, 2019 | Categorías: OH! Experiencia, LEER | 0 Comment

Acerca de:Mercedes Parrilla

Mercedes ha dado el salto al mediterráneo. Nuestra lanzaroteña favorita va dando saltos de isla a isla a cualquier ritmo, y es que lo mismo te baila una pieza de funky que una bachata. Con su primer libro ya publicado, viene en búsqueda de nuevas aventuras con las que seguir completando su maravillosa rubi-biografía.