Cómo hacer una miniguía de tu destino.jpg

Cómo hacer una mini-guía de tu destino

Es fácil diferenciar entre dos tipos de viajeros. Por un lado están los que, mojito en mano, disfrutan de sus vacaciones desde la piscina del hotel. Por el otro, los que descubren el destino curioseando tanto el entorno físico como su cultura y filosofía, y que inspirados por el sentimiento wanderlust, cada vez son más. En este post te contamos cómo conquistar a este segundo grupo a través de un contenido irresistible: una mini-guía de tu destino.

Estos viajeros valoran especialmente las recomendaciones turísticas desde el punto de vista local: esas que son como un secreto cómplice entre amigos, (y el opuesto a las visitas guiadas de pulserita-todo-incluido y recorrido cronometrado). Por ello, una mini-guía es la compañera perfecta para vivir un viaje en toda libertad.

rawpixel-472356-unsplash-1

 

¿Qué es una mini-guía de viajes?

Como su nombre indica, una mini-guía es la versión pequeña de una guía normal y corriente. Su extensión es más corta, por lo que es ideal para pequeñas escapadas; y, al igual que las guías, pueden contener mapas, fotografías, información sobre el destino y otros datos prácticos.

Al ser más pequeñas, su maquetación y presentación permiten mucho juego, dando la oportunidad de desarrollar contenidos muy cuidados y útiles, con un formato perfecto para convertirse en una extensión más de nuestra mochila.   
 
 

¿Cómo se hace una buena mini-guía?

Una mini-guía no sólo consiste en qué ver, dónde comer o qué tours coger, sino que tiene la misión de aportar un contenido mucho más enriquecedor a partir de las experiencias que, sí o sí, deben vivirse en el destino.

Si esto lo hacemos basándonos en el punto de vista local (imaginando el recorrido que le haríamos a un viejo amigo que nos visita), y además, enriquecemos el contenido aludiendo a las particularidades del destino y a las costumbres de su gente, la convertiremos en el complemento perfecto de cualquier viajero curioso.
 
simon-migaj-547079-unsplash
 
¿Pasamos a la práctica? Sigue estos pasos y crea una mini-guía maravillosa:

1. Presenta el destino y dedica un par de líneas a introducir el entorno y su cultura.

2. Destaca de cinco a quince puntos que una persona local recomendaría. Puedes dividirlos en los siguientes grupos:

- Destino: playas especiales, pueblos con encanto, excursiones en la naturaleza...

- Cultura: recorridos del casco histórico, museos emblemáticos, rutas patrimoniales...

- Gastronomía: restaurantes típicos, bares especiales, zonas de copas...

- Ocio: eventos y fiestas típicas, mercadillos artesanales o incluso tiendas de barrio auténticas.

3. En cada recomendación, explica brevemente qué encontrará el viajero allí, cómo llegar y cuándo ir. Puedes enriquecer aún más el contenido desvelando el valor extra de cada sitio: por ejemplo, si recomiendas un restaurante, aconseja cuál es el plato estrella de la casa, o por qué es un lugar tan especial en tu destino.

4. Enriquece tu mini-guía con imágenes, mapas o ilustraciones para conseguir un look & feel mimado y acorde al gran contenido desarrollado. Incluso puedes dejar algún espacio en blanco para que el viajero incluya sus propias notas y fotografías. Contacta con un diseñador gráfico para maquetar tu guía y conviértela en una auténtica obra de arte.

shutterstock_618423233

5. Cierra tu mini-guía invitando al huésped a llevársela consigo y quedársela de recuerdo. Invítalo a compartir las imágenes de su viaje por medio de un hashtag concreto, y así, tu preciada creación tendrá hasta su propio huequito en redes sociales. Y, por supuesto, ¡no olvides desear un feliz viaje!
 
shutterstock_652880989

 

¿Y qué hago con este regalito?

Puedes usar la mini-guía como un “contenido premium” de tu estrategia de Inbound Marketing, o también puedes hacer una versión impresa y dejarla en la habitación de tu huésped para darle la mejor de las bienvenidas a su destino. Te aseguramos que, elijas la opción que elijas, tus usuarios realmente valorarán este gran detalle, enriqueciendo tu relación con tus clientes, magnificando su experiencia y favoreciendo su fidelización.


Esperamos que ya estés reflexionando sobre esos “siete lugares que debemos visitar sí o sí en tu destino”. No dudes en contarnos tu experiencia si decides crear tu propia mini-guía, ¡nos encantaría conocerla! Y, si estás en plena inspiración, puedes echarle un vistazo a esta plantilla gratuita que dejamos por aquí. ¿Nos leemos pronto? ;)

Cómo hacer una campaña original de marketing turistico - Inturea, Inbound Marketing

Acerca de:Mercedes Parrilla

Mercedes ha dado el salto al mediterráneo. Nuestra lanzaroteña favorita va dando saltos de isla a isla a cualquier ritmo, y es que lo mismo te baila una pieza de funky que una bachata. Con su primer libro ya publicado, viene en búsqueda de nuevas aventuras con las que seguir completando su maravillosa rubi-biografía.